Gases medicinales más utilizados

instalacion de gases medicinales

Gases medicinales más utilizados

Como expertos en la instalación de gases medicinales somos conscientes de que estos tienen amplia presencia en los hospitales. Tanto en las áreas de urgencias como en el quirófano o en las UCIS. Existe una amplia variedad: aire medicinal, dióxido de carbono (CO2), helio (He), óxido nitroso (N2O), nitrógeno (N2), monóxido de nitrógeno (NO), oxígeno (O2) o xenón.

Para asegurar el suministro y distribución de los gases se han de instalar instrumentos de medición en los tanques o cilindros de almacenamiento, en los colectores de válvulas, en los controladores de presión y en los armarios de control de cierre. Para controlar el vacío, se utilizan medidores de presión

Una clasificación compleja

Los hospitales usan una gran variedad de gases en su actividad diaria, cada vez para técnicas más precisas. 

Algunos usos son:

  • Para facilitar la función respiratoria.
  • Como elementos de apoyo en diagnóstico, anestesia, esterilización de material quirúrgico, técnicas de endoscopia, laparoscopia, láser, cirugía oftálmica y conservación de muestras y órganos.
  • Calibrado de los equipos de medidas en los laboratorios clínicos.

En Power Extin recordamos que los gases medicinales tienen diversas presentaciones y envases, distintas vías de administración, dosificación y posología. Por eso, no podemos hablar de una clasificación rígida. Podemos clasificarlos por ejemplo según el consumo en: 

  • Gran consumo: oxígeno (O2), protóxido u óxido nitroso (N2O), nitrógeno (N2), aire medicinal o helio.
  • Menor consumo: dióxido de carbono (CO2), hexafluoruro de azufre (SF6), octafluoropropano (C3F8) u óxido de etileno. 

Según el estado físico distinguimos entre:

  • Gases comburentes u oxidantes: soportan la combustión con un oxipotencial superior al del aire. Facilitan la combustión porque liberan oxígeno y avivan el fuego.
  • Gases comprimidos: a temperaturas normales y bajo presión dentro de un recipiente conservan su estado gaseoso. Su temperatura crítica es menor o igual a – 10º C.
  • Gases corrosivos: producen una corrosión de más de 6 mm/año en acero A-37 UNE 36077-73, a una temperatura de 55º C.
  • Gases criogénicos: su temperatura de ebullición a presión atmosférica es inferior a – 40º C.
  • Gases inertes: no reaccionan con otros productos.
  • Gases licuados: se presentan en fase  líquida y parcialmente en fase gas. 
  • Gases tóxicos: su límite de máxima concentración tolerable durante ocho horas/día y cuarenta horas/semana (TLV) es inferior a 50 ppm.
No Comments

Post A Comment